La criminalización de la transmisión de VIH en los medios: periodismo de sucesos entre el sensacionalismo y la homofobia

Este trabajo analiza la cobertura periodística en torno a dos hombres europeos juzgados en 2017: el escocés Daryll Rowe, condenado a cadena perpetua por tratar de infectar con VIH a 10 hombres, y el italiano Valentino Talluto, sentenciado por transmitir el virus a 32 mujeres. El estudio busca identificar las características dominantes en ambas coberturas y las diferencias fruto de la distinta orientación sexual de sus protagonistas. Conclusión: La cobertura del VIH como información de sucesos implica un encuadre emocional que puede afectar negativamente a cómo los lectores se relacionan con las personas que viven con el virus, además de revelar la pervivencia de cierta homofobia mediática.

La criminalización del VIH en Canadá supone un obstáculo para el diagnóstico del VIH en hombres gais, bisexuales y otros HSH

Las leyes que criminalizan la transmisión del VIH en Canadá podrían disuadir a los hombres gais, bisexuales y otros hombres que practican sexo con hombres a realizarse la prueba del VIH. El no realizar el cribado del VIH por este motivo puede aumentar de manera significativa la transmisión del VIH a nivel poblacional, lo que tiene importantes implicaciones para la salud pública. Éstas son las principales conclusiones de un estudio publicado recientemente en PLOS ONE.

La inferencia causal, el problema de la demarcación y el uso del análisis filogenético en el proceso penal: ¿Hacia una nueva figura de juez?

A la luz de la estructura lógica de la «abducción jurídca», el artículo aborda las cuestiones concernientes a la selección del conocimiento nomológico explicativo –con especial referencia a la evaluación de su fiabilidad y al problema de la «demarcación»– y al uso de pruebas científicas para comprobar el nexo de causalidad entre acción y resultado. En particular, el autor centra su atención en la Sentencia de la Corte de Casación italiana (2016) sobre el caso del terremoto de L’Aquila (2009) y en el uso del análisis filogenético en los procesos por contagio del VIH y del VHC. En las conclusiones, se defiende la necesidad de que a los jueces se les proporcione una formación interdisciplinaria adecuada para que puedan entender la naturaleza de las cuestiones científicas que se plantean en los procesos penales.

Criminalización de la transmisión del VIH en Chiapas: un caso de discriminación arbitraria

“El criminalizar las condiciones, comportamientos y prácticas que predominan en la transmisión del VIH, a través de leyes o actos en prejuicio de grupos en situación de vulnerabilidad induce a una discriminación arbitraria por razón del VIH, provocando un impacto social y una violación a los derechos fundamentales. Esta discriminación arbitraria produce miedo e intolerancia y exacerba las formas de marginación e incrementa la vulnerabilidad a la infección por VIH.
En este sentido se hace un análisis sobre ¿cuáles son los elementos de discriminación arbitraria contenidos en la reforma al artículo 444 del Código Penal del Estado de Chiapas en las áreas de justicias y asistencia sanitaria? y ¿cuáles son los potenciales efectos sobre los derechos humanos de las personas con VIH?.” Biblioteca Digital de Vanguardia para la Investigación en Ciencias Sociales

Prevalencia y repercusiones en la salud pública de las leyes estatales que penalizan la posible exposición al VIH en los Estados Unidos

Resumen

Durante las últimas tres décadas, se han utilizado a nivel nacional, estatal y local enfoques legislativos para prevenir la transmisiôn del VIH. Un enfoque legislativo punitivo ha sido la promulgaciôn de leyes que criminalizan conductas asociadas a la exposiciôn al VIH (leyes criminales específicamente relacionadas con el VIH). En los Estados Unidos, las leyes criminales especificamente relacionadas con el VIH han sido en gran medida influenciadas por leyes estatales. Estas leyes imponen sanciones criminales a las personas que saben que tienen el VIH y posteriormente participan en ciertos comportamientos o conductas, frecuentemente la actividades sexuales, sin la divulgaciôn previa del estado serolôgico del VIH. Estas leyes han sido objeto de un intenso debate público. Utilizando métodos de investigaciôn de la ley de salud pública, datos obtenidos de la base de datos legal WestlawNextfueron analizados para describir la prevalencia y las características de las leyes que criminalizan la posible exposiciôn al VIH en los 50 estados de los Estados Unidos y el Distrito de Columbia y examinar las implicaciones de estas leyes en la práctica de salud pública. Las primeras leyes estatales fueron promulgadas en 1986; para el año 2011, un total de 67 leyes se habían promulgado en 33 estados. Para el año 1995, casi dos tercios de todas las leyes habían sido aprobadas; para el año 2000, el 85 % de las leyes habían sido aprobadas; y desde el año 2000, se han aprobado otras 10 leyes adicionales. Veinticuatro estados requieren que las personas que saben que tienen el VIH revelen su condiciôn a sus parejas sexuales y 14 estados requieren divulgaciôn de la condiciôn del VIH a las parejas con quien comparten agujas. Veinticinco estados criminalizan uno o más comportamientos que representan un riesgo bajo o insignificante para la transmisiôn del VIH. Casi dos tercios de los estados de los Estados Unidos han promulgado legislaciôn que criminalizan la posible exposiciôn al VIH. Muchas de estas leyes penalizan conductas que representan un riesgo bajo o insignificante para la transmisiôn del VIH. La mayoría de estas leyes se aprobaron antes de que investigaciones conducidas demostraran que la terapia antirretroviral (ART, por sus siglas en inglés) reduce el riesgo de transmisiôn del VIH y la mayoría no toman en consideraciôn medidas de prevenciôn que reducen el riesgo de transmisiôn del VIH, tales como el uso del condôn, ART, o la profilaxis pre-exposiciôn (PrEP). Se exhorta a los estados que han aprobado leyes criminales específicamente relacionadas con el VIH a utilizar los hallazgos de este trabajo para reexaminar las leyes vigentes, evaluar la alineaciôn de las leyes con la evidencia actual con respecto al riesgo de transmisiôn del VIH, y considerar si estas leyes son el mejor vehículo para lograr los fines previstos.

Artículo completo disponible solo en inglés

Una revisión sistemática del riesgo de transmisión del HIV por morder o escupir: implicaciones para la política

Sumario: Un equipo de investigadores realizó una revisión sistemática y metaanálisis de reportes de trans-misión de HIV atribuibles a escupidas o mordeduras. El estudio estuvo motivado por el uso de ca-puchas (“spit hoods”) por parte de la policía del Reino Unido. Además un proyecto de ley parlamen-taria ha exigido un aumento de las penas por agresiones a los trabajadores de emergencias, y cita el riesgo de transmisión de enfermedades transmisibles como justificación.

Se realizó una revisión sistemática de la literatura usando Medline, Embase y Northern Lights y sitios web de conferencias usando términos relacionados con HIV, AIDS, bite, spit and saliva. Se utilizaron como criterios de inclusión y exclusión para identificar los estudios la discusión de mor-dedura o escupida como vía de transmisión y la documentación del resultado por test de anticuerpo para HIV. La plausibilidad de la transmisión de HIV se clasificó como baja, media, alta o confirma-da según criterios previamente especificados.

Los autores revisaron 742 resúmenes, 32 artículos completos y seleccionaron 13 reportes y series de casos.

No hubo comunicaciones de transmisión asociada a escupidas. Se identificaron 9 casos de transmi-sión asociada a mordedura, 6 de las cuales ocurrieron con miembros de la familia, y en 3 de los 6 casos en peleas con heridas serias. En 2 de los 9 casos el accidente se produjo porque trabajadores de emergencia no entrenados colocaron sus dedos en la boca de una persona con convulsiones. Solo 4 casos se consideraron como transmisión plausible o confirmada.

Los autores concluyeron que no existe riesgo de transmisión de HIV por escupidas y que el riesgo asociado a mordedura es insignificante. Por lo tanto, la profilaxis posterior a la exposición no esta-ría indicada después de una escupida y tampoco después de una mordedura excepto en circunstan-cias excepcionales.

El estudio completo es disponible solo en inglés